Sarmiento: La carrera cuesta arriba de un sanjuanino

Novedades 10 de septiembre de 2020 Por SEU FFHA
Presidente, gobernador, periodista, escritor, maestro, intelectual. Detrás de sus éxitos hubo un largo y dificultoso camino por transitar. Conocé el trayecto de este hombre persiguiendo sus ideas. / Por Iñaki Saharrea
Sarmiento-para-Web

  Muchos historiadores reniegan de la cultura del bronce, en el sentido de endiosar a nuestros próceres, de tenerlos bien en alto. Aluden a que podamos observar la humanidad de estos hombres, que a pesar de ser protagonistas de grandes hazañas, eran personas de carne y hueso como nosotros, con sus virtudes y sus conflictos. Pero al mismo tiempo no podemos dejar de sorprendernos al ver las grandes estatuas que posan triunfalmente sobre los parques argentinos. 

  Sarmiento no es la excepción a la regla. El "Padre del Aula" o el "Educador de América", al mismo tiempo se alude a su persona como xenófobo, asesino o lujurioso. Lo cierto es que la primera regla del manual del buen historiador es no criticar con nuestros ojos a los hechos del pasado. Los valores que compartimos hoy en día, nuestra mentalidad, nuestras ideas, son muy distintas que hace 200, 100 o 10 años atrás. Resulta anacrónico (para ser más específico) tomar esta postura.

Por lo tanto, revelemos la verdad acerca de Sarmiento. Sinceramente, la historia de Domingo Faustino Sarmiento en sus primeros años, es una historia bastante diferente a la situación general de su contexto. Sarmiento es un hijo de la Revolución de Mayo, nació en 1811, casi un año después de los hechos ocurridos en Buenos Aires. 

opi-sarmiento_1.jpg_1035033834


No provenía de una familia renombrada y menos adinerada. Por lo que no fue fácil para el joven Domingo convertirse en el hombre que terminó siendo. A base de esfuerzo e intelecto supo ir buscando su lugar. Hay una anécdota interesante, en la cual a sus 12 años solicita una beca para estudiar en Buenos Aires, que le es denegada y debido a su falta de contactos debe permanecer en San Juan, al contrario de los hijos de las elites sanjuaninas. Esto le genera un remordimiento sobre estos, es más, cuando logre llegar a la capital del país, le costará ingresar a los círculos intelectuales debido a su falta de abolengo.

A diferencia de la gran parte de los demás dirigentes políticos, que ocuparán roles esenciales para el desarrollo del Estado Argentino, el origen de Sarmiento era muy humilde. Observemos algunos ejemplos:

Bartolomé Mitre: Hijo de un funcionario del ejército, obtuvo instrucción militar en Montevideo, participó de agrupaciones políticas en Buenos Aires, en contacto con grupos aristocráticos.


Julio A. Roca: El militar por excelencia de su época, su familia era dueña de una estancia en Tucumán, uno de los pocos militares en hace por completo la carrera militar, por lo cual tuvo una ferviente educación.
 

Justo José de Urquiza: Hijo de colonos españoles - portugueses. Hacendados. Como Roca y Mitre, obtuvo una gran educación en Buenos Aires y realizó una carrera dentro del ejercito.


Y la lista sigue y sigue. No quiero decir que todos nuestros próceres eran grandes burgueses o aristócratas. Pero provienen de un entorno muy diferente al de Sarmiento. Domingo nace en el seno de una familia venida a menos y en San Juan, que en ese momento era un lugar demasiado periférico al centro de poder, radicado en Buenos Aires. Y para colmo, cuando solicita una beca para poder estudiar en la capital, de acercarse tan solo un poco a este mundo que el tanto añoraba, recibe un golpe de la realidad.

sarmientomilitar


Por lo tanto, Domingo decidió buscar su propia senda, del modo en que podía hacerlo, el camino difícil. Poco a poco pudo ir ganándose un lugar en diversos sectores políticos. Hay que mencionar aquí la colaboración del Gobierno de Chile, quien le encomendó realizar sus primeros viajes hacia Europa y Estados Unidos con el fin de aprender sobre los sistemas educativos de las naciones. 


No es el objetivo de esta nota hacer un repaso por la vida de Sarmiento, si no de mostrarlo por lo que fue: un hombre. Su historia es apasionante y su personalidad intrigante. Destacó por ser el hombre que era, por ser un hombre que debió forjarse a si mismo debido al contexto social de su época. Durante su accionar político buscó que la negativa que el sufrió en su juventud no afecte a más personas del pueblo argentino. Abriendo el abanico a la educación gratuita (todavía quedaría un largo camino por transitar en este aspecto) a miles de personas, hombres y mujeres.


Sin lugar a dudas, la historia de Domingo Faustino Sarmiento es la historia de un sanjuanino.

 Por Iñaki Saharrea

Estudiante de la Licenciatura en Historia

Departamento de Historia - FFHA - UNSJ

Te puede interesar

http://www.ffha.unsj.edu.ar/